Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis

Grupo de expertos pide que la subcomisión del Cannabis Medicinal tome en cuenta a la sociedad civil

El Observatorio Europeo del Cultivo y Consumo de Cannabis, OECCC, celebra la aprobación de una subcomisión para tratar la regulación del Cannabis medicinal en distintos países, con vistas a realizar una propuesta de Ley de Cannabis Medicinal aplicada a España.

En 2019 el OECCC presentó la única propuesta completa que se ha realizado hasta este momento en España de una Ley del Cannabis Medicinal y Terapéutico. Esta propuesta se entregó a los partidos políticos y depositó en la biblioteca del Congreso. El documento está en línea con el objetivo de esta subcomisión, ya que parte de un trabajo de análisis de varios sobre las distintas legislaciones sobre Cannabis medicinal, con especial atención a mantener la coherencia con la legislación europea y española. También entregaron a los partidos y depositaron el informe CBD: motivos para la regulación inmediata, donde se detalla que las genéticas CBD que se usan en todo el mundo salieron de España, además de explicar los motivos para regular con urgencia el sector del cáñamo, con gran tradición en España e injustamente criminalizado en estos momentos, puede aportar mucho, tanto por la creación de puestos de trabajo, como por las posibilidades que ofrece a los agricultores. Este Observatorio Cannabis pone, desde ya, su propuesta a disposición de la subcomisión medicinal y se ofrece a acudir para exponerla, durante el transcurso de la misma.

Juan Moreno de Unidas Podemos acompañó a Marta de Luxán del OECCC

Juan Moreno de Unidas Podemos acompañó a Marta de Luxán del OECCC, a depositar la Ley del Cannabis Medicinal y Terapéutico y el informe CBD en la biblioteca del Congreso, tras la presentación a distintos partidos. Foto de Hugo Madera

El OECCC considera que la subcomisión medicinal debe ser lo más amplia posible e incluir científicos, pero también representantes de distintos grupos de la sociedad civil, pues ante todo debe ser una ley para beneficiar a las personas. Si esta ley promueve un oligopolio de unas pocas empresas farmacéuticas, se incrementará el precio para el Estado y se reducirá la accesibilidad para las personas. Por esto, este grupo de expertos defiende un modelo donde se permite el autocultivo, así como el cultivo colectivo, a la vez que se facilite conseguir licencias, lo que provocará menos precios y mayor accesibilidad. Tal y como el OECCC aseguró a los Gobiernos en la ONU, durante la reunión de la CND previa a la reclasificación del Cannabis, cuando solo se implantan vías farmacéuticas la accesibilidad es baja y los costes de los tratamientos son muy altos, por esto consideran que la vuelta del Cannabis y de los cannabinoides a los sistemas de salud deben de ser integrales. Conclusión que también aparece en el Congreso Cannabis realizado en colaboración con la Universidad Autónoma.

Además, el OECCC aconseja, que mientras se avanza hacia la regulación del autocultivo terapéutico de cannabis, se realice una ley de cultivo seguro, como la propuesta en Chile por Fundación Daya, detallada en una anexo de su propuesta de Ley del Cannabis Medicinal y Terapéutico. Esta ley de cultivo seguro, detalla que la policía no pueda incautar un autocultivo terapeútico de Cannabis realizado por personas que cuenten con receta médica, que solo podría ser intervenido en caso de que un juez decida que hay indicios de la venta a terceras personas. Esta ley de cultivo seguro, junto con unas condiciones transparentes e iguales para todos en la concesión de licencias Cannabis, serían un gran avance hacia un modelo de Cannabis terapéutico inclusivo, que incremente la accesibilidad y respeto los derechos humanos, a la vez que ahorre costes al Estado e incluso permita establecer una industria de Cannabis medicinal exportadora, que se convierta en una fuente de ingresos económicos.


Por último, el OECCC destaca la decisión Marco 2004/ 757/ JAI del Consejo de la Unión Europea, que permite no perseguir el cultivo de Cannabis, si sus autores han actuado exclusivamente con fines de consumo personal, tal como lo defina la legislación nacional, por lo que permitir el autocultivo es posible, dentro del marco de la Unión Europea